DULCE CORAZÓN DE MARIA... SED LA SALVACIÓN DEL ALMA MÍA.

LOS 100 REQUIEM POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO (Devoción Carmelita)







Santa Catalina de Bolonia dejó escrito, que muchas veces se obtiene más fácilmente las gracias que deseamos por medio de las almas buenas que están en el purgatorio, que por la intercesión de los santos.


Para rezar el rosario se puede utilizar un rosario común (dos veces)
Después de la † señal de la cruz e invocando el auxilio del Espíritu Santo para hacer con fruto esta oración:

"Animas santas, ánimas que estáis purgando, rogad a Dios por nosotros que nosotros rogamos por vosotras.

Un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

"Dadles, Señor el  descanso eterno y que brille para ellas la luz perpetua" (10 veces)

y así hasta completar 10 decenas (dos rosarios), es decir los 100 Requiem.


 De Profundis:

Desde los abismos di voces clamando a vos oh Señor, oíd pues Señor, mi voz. Atended, Señor, al clamor de mis súplicas. Pues si examináis mucho mis culpas, ¿quién aguardará buen suceso?

Porque en sólo Vos se halla la piedad y la misericordia, y por causa de vuestra ley, he esperado en vos, oh Señor.

Mi alma está muy segura en sus palabras, y ha esperado en el Señor.

Desde la centinela de la madrugada hasta la noche, espere Israel en el Señor. Porque en sólo Dios se halla la misericordia, y la copiosa redención de los pecados. Como que Él mismo ha de redimir a Israel, de todos los pecados.

Gloria al Padre, al Hijo, etc.



V. Dales, Señor el descanso eterno,

R. Ilumínelas la eterna luz.

V. De las puertas del infierno

R. Libra, Señor, sus almas,

V. Descansen en paz.

R. Amén.